Cultos de las Hermandades Sacramentales de Granada. Octubre de 2020 - Actualidad - Hermandad Sacramental de Sentencia y Maravillas Granada

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Cultos de las Hermandades Sacramentales de Granada. Octubre de 2020

Hermandad Sacramental de Sentencia y Maravillas Granada
Publicado por en Convocatorias, Cultos ·

 
«La vocación misionera tiene que ver con nuestro servicio a los demás. Porque nuestra vida alcanza su plenitud cuando se convierte en ofrenda»


 
MONITOR: Queridos hermanos, al acercarnos al Domund, nos reunimos en torno a Jesús Sacramentado para tener con Él un diálogo, a la vez íntimo y en comunidad. Queremos escuchar la llamada a la misión que Él nos dirige a cada uno, y responderle de corazón.

[Breve silencio].

MONITOR: El Señor nos regala su vida abundante y, a través de nosotros, quiere seguir regalándosela a los demás. Él nos invita a compartir sus dones mediante nuestra participación en la misión de la Iglesia. ¿Puede contar con nosotros?

LECTOR 1 :[Lectura de Is 6,8. Breve silencio].

Lectura del profeta Isaías.
“Y percibí la voz del Señor que decía: «¿A quién enviaré? ¿y quién irá de parte nuestra»? Dije: « Aquí estoy: envíame.»”

Palabra de Dios.

1.- “¿A quién enviaré?”

MONITOR: Vamos a fijarnos en tres símbolos que Jesús utiliza. El primero es el agua...

[Se deja cerca del altar un recipiente transparente con agua].

SACERDOTE: [Lectura de Jn 4, 9-14. Breve silencio].

Lectura del Santo Evangelio según san Juan.
 
Le dice a la mujer samaritana: «¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy una mujer samaritana?» (Porque los judíos no se tratan con los samaritanos.) Jesús le respondió a la mujer samaritana: «Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: “Dame de beber”, tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua viva.». Le dice la mujer: «Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo; ¿de dónde, pues, tienes esa agua viva?  ¿Es que tú eres más que nuestro padre Jacob, que nos dio el pozo, y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados?» .Jesús le respondió: «Todo el que beba de esta agua, volverá a tener sed; pero el que beba del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le dé se convertirá en él en fuente de agua que brota para vida eterna.»

Palabra del Señor.

MONITOR: Dice el papa Francisco: “La vida que Jesús nos regala es una historia de amor, una historia de vida que quiere mezclarse con la nuestra y echar raíces en la tierra de cada uno... Esta vocación misionera tiene que ver con nuestro servicio a los demás. Porque nuestra vida en la tierra alcanza su plenitud cuando se convierte en ofrenda” (Christus vivit, 252.254).

[Se deja un tiempo de oración personal, y se invita a que algunas personas puedan hacer suya, en voz alta, la petición de la samaritana: “Señor, dame esa agua”].

SACERDOTE: Señor Jesús, haz de nosotros cauces para que tu agua llegue a un mundo sediento de Ti y de tu vida en abundancia. Amén.

2.- “Aquí estoy”

MONITOR: El segundo símbolo es la sal, que da sabor y “alegría” a la comida, siempre que no deje de ser lo que es...

[Se pone junto al altar otro recipiente transparente con sal].

SACERDOTE: [Lectura de Mt 5,13. Breve silencio]

Lectura del Santo Evangelio según san Mateo.
 
««Dijo Jesús: “vosotros sois la sal de la tierra. Mas si la sal se desvirtúa, ¿con qué se la salará? Ya no sirve para nada más que para ser tirada afuera y pisoteada por los hombres”.»

Palabra del Señor.

LECTOR 2: Dice el papa Francisco: “Cuando el Señor piensa en cada uno, en lo que desearía regalarle, piensa en él como su amigo personal. Y si tiene planeado regalarte una gracia, un carisma que te hará vivir tu vida a pleno y transformarte en una persona útil para los demás..., será seguramente algo que te alegrará en lo más íntimo y te entusiasmará más que ninguna otra cosa en este mundo... Será justo a tu medida, a la medida de tu vida entera” (ChV 288).

[Se deja otro tiempo para rezar en silencio, invitando a que, quienes lo deseen, puedan formular en alto una breve oración espontánea].

ORACIÓN DE LOS FIELES:

Ante Dios, nuestro Padre, presentamos nuestra oración por todos los hombres y mujeres que peregrinamos en este mundo. A cada invocación respondemos: “Escúchanos, Señor”.

1.- Por el Santo Padre Francisco y por los obispos, para que animen y acompañen con paternal cercanía al Pueblo de Dios, y este pueda vivir su fe y su compromiso cristiano a través de comunidades vivas y misioneras. Oremos.

2.- Para que el trabajo evangelizador de los misioneros y misioneras lleve el amor y la esperanza a los pueblos a los que sirven, y testimonien el amor de Dios que habita en sus corazones. Oremos.

3.- Para que los niños y jóvenes abran su corazón a la llamada que Dios les hace, sean generosos en responder y surjan las vocaciones misioneras que necesitan la Iglesia y el mundo de hoy. Oremos.

4.- Para que los adultos, ancianos y enfermos que en nuestras comunidades han asumido su compromiso misionero tengan siempre presentes en sus oraciones y sacrificios a los pueblos que aún no han recibido el Evangelio de Cristo. Oremos.

5.- Por todos los ministros de la Buena Noticia que son perseguidos a causa de su fe en el nombre de Jesús, los que viven en contextos de conflicto y violencia, para que esa fe sea su fortaleza. Oremos.

6.- Por todos los que participamos en este encuentro de oración, para que la invitación a salir de nosotros mismos por amor de Dios y del prójimo se presente como una oportunidad para compartir, servir e interceder por quienes lo necesitan. Oremos.

Tú que enviaste a Jesucristo para evangelizar a los pobres, proclamar a los cautivos la libertad y anunciar el tiempo de gracia, fortalece a tu Iglesia, de modo que su anuncio abarque a todos los hombres y mujeres de toda lengua y nación. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

SACERDOTE: Padre, renueva y fortalece nuestra confianza en Ti, para que podamos dar “buen sabor” al mundo con la sal del Evangelio. Te lo pedimos juntos, con la oración que tu Hijo Jesús nos enseñó.

[Todos rezan el Padrenuestro].

3.- “Envíame”

MONITOR: Un tercer símbolo que emplea Jesús es la luz...

[Se deja ante el altar una vela encendida]

SACERDOTE: [Lectura de Mt 5,14-16. Breve silencio].

Lectura del Santo Evangelio según san Mateo.

«Dijo Jesús: “vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte. Ni tampoco se enciende una lámpara y la ponen debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”.»

Palabra del Señor.

LECTOR 3: Dice el papa Francisco: “¿Adónde nos envía Jesús? No hay fronteras, no hay límites: nos envía a todos... Y nos invita a ir sin miedo con el anuncio misionero, allí donde nos encontremos y con quien estemos... Así es como el Señor se va acercando a todos” (ChV 177).

[Vuelve a dejarse tiempo para la oración personal, en el que puede escucharse o cantarse alguna canción misionera, como “Alma misionera” o “Sois la semilla”].

SACERDOTE: Señor, te pedimos por todos los misioneros y misioneras, y por nosotros, para que, como ellos, llevemos tu luz a quienes no te conocen. Aviva nuestro corazón con el fuego de tu Espíritu Santo, de modo que en este Domund no falten nuestra oración ni nuestra caridad, y la Iglesia pueda seguir haciéndote presente en todo el mundo. Amén.

Oración del DOMUND 2020

Señor, me da miedo lo desconocido,
me veo insignificante y débil,
pero me fío de Ti, que me amas
y has querido contar conmigo
para llegar al corazón de otros.
 
Aquí estoy, envíame.
 
Tú me muestras la Iglesia entera,
mucho más allá de lo que alcanzo a ver.
Señor, quiero ayudar a que tu Evangelio
siga sanando la dignidad herida
de tantas personas en el mundo.
 
Aquí estoy, envíame.
 
Tú puedes hacer de mí un cristal
que te transparente ante quienes no te conocen,
ante quienes sufren la injusticia,
el dolor, la enfermedad, la pobreza,
el hambre de pan, el hambre de Vida.
 
Aquí estoy, envíame.

Amén.

Ave María.

V/. Madre y Señora nuestra de las Maravillas,
R/. Ruega por nosotros.

V/. Madre y Señora nuestra de las Angustias,
R/. Ruega por nosotros.

V/. María, Estrella de la Evangelización,
R/. Ruega por nosotros.

V/. María, Reina de las Misiones,
R/. Ruega por nosotros.

 Granada, 15 de octubre de 2020



Parroquia de San Pedro y San Pablo
Carrera del Darro 4, 18010. Granada
hermandad.maravillas@gmail.com
Difusión WhatsApp
662 66 22 23
Regreso al contenido | Regreso al menu principal