1961-1979, Del Esplendor a los Tiempos de Crisis - Hermandad Sacramental de Sentencia y Maravillas Granada

Vaya al Contenido

Menu Principal:

1961-1979, Del Esplendor a los Tiempos de Crisis

Hermandad
1961 marcará otro hito importante en la historia de la corporación, tras diecisiete años procesionando en la jornada del Martes Santo cambia su día de salida al Domingo de Ramos en el que ya lo hacían las cofradías de la Entrada en Jerusalén y Santa Cena Sacramental. Ocuparía el tercer y, por entonces, último puesto en el orden de paso por la Carrera Oficial cerrando el día. Y otro anhelo cumplido, ese mismo año el imaginero granadino Benito Barbero Medina y sus hijos tallan las figuras secundarias del misterio de Jesús de la Sentencia que será estrenado al año siguiente, 1962. En esta época la hermandad cambia los hábitos de sus nazarenos, pasando a ser de ruan negro y alto capirote sujetos por cinturón de esparto primero y cíngulo franciscano después. A primeros de los sesenta la Hermandad recibe la donación por parte de la Sra. Duquesa de Lécera de un juego de bandejas con las que se confeccionarán unos nuevos respiraderos para el paso de palio entre los años 1965 y 1967 en el taller sevillano del orfebre Manuel Román Seco. 
En 1967 las obras que se llevaban a cabo en la Parroquia de San Pedro y San Pablo obligan a suspender la Estación de Penitencia, volviendo a salir en el 68, año en el que se estrenan los respiraderos completamente terminados. Ese mismo año la imagen de Jesús de la Sentencia forma parte junto con otras importantes tallas de escultores granadinos de la exposición “Alonso Cano y su escuela”, celebrada en el mes de junio en el Hospital Real. A finales de los años 60 María Stma. de las Maravillas procesiona ataviada de Hebrea, sobre el paso-carroza a ruedas perteneciente a la Basílica de San Juan de Dios. Son estos años los del declive de las cofradías granadinas, que en un clima de crisis económica comienzan a languidecer. En 1975 la Cofradía, al igual que otras cinco hermandades, se ve obligada a suspender su Estación de Penitencia por falta de recursos económicos unido a la circunstancia de encontrarse la Iglesia de San Pedro nuevamente cerrada por obras. En 1976 vuelve a procesionar, apareciendo la titular mariana sobre su paso sin palio ni candelería para aligerar el peso y por tanto el gasto en costaleros asalariados. En 1977 se nombra nuevo Párroco y Consiliario a D. Carlos del Castillo Jiménez.

                   

 Anterior             Volver a Historia            Siguiente
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal