1943-1944, La Fundación - Hermandad Sacramental de Sentencia y Maravillas Granada

Vaya al Contenido

Menu Principal:

1943-1944, La Fundación

Hermandad
(Nota: Pulse sobre las imágenes para ampliar)

Pertenece esta Hermandad a la denominada “segunda oleada fundacional” de las Cofradías de Semana Santa de la ciudad de Granada. Si bien las convulsiones del siglo XIX provocaron la desaparición de las antiguas hermandades granadinas, exceptuando la procesión oficial del Santo Entierro bajo el formato de Procesión Antológica con un número variable de pasos según los años, es a partir de 1917 y especialmente en la década de los años veinte cuando se fundan las primeras cofradías granadinas actuales. La inestabilidad que sufre el país durante la década de los años 30 supone un parón en este proceso, retomándose a partir de 1939.Será en el otoño de 1943 cuando D. José Herrera Torres, Párroco de San Pedro y San Pablo, inicie las gestiones para la fundación de nuestra  Hermandad. Se eligen como titulares las dos imágenes pasionistas que se veneraban en la Iglesia, Ntro. Padre Jesús de la Humildad y la Dolorosa, ambas pertenecientes a la escuela granadina de imaginería, talladas en los siglos XVII y XVIII. Estas imágenes, provenientes de los conventos del Carmen Calzado el Señor y de los Mínimos de la Victoria la Virgen, recibían culto habitualmente en  los  días  de  la  Semana  Santa  por iniciativa del Párroco y la Junta Católico-Social del barrio situándose a ambos lados del Altar Mayor de la Parroquia como aparece en una fotografía de 1929.

A finales de 1943 será cuando se elijan las nuevas advocaciones de las imágenes, se decide cambiar la advocación del Señor por otra que aún no existiera en la Semana Santa granadina, pasando a llamarse Jesús de la Sentencia al estimar con acierto que la iconografía de la imagen se ajustaba a dicho pasaje evangélico. La Dolorosa recibe la advocación de las Maravillas, nombre escogido de entre varias opciones a propuesta de D. Antonio González Ortiz que al contemplarla en su capilla exclamó,“¡es una verdadera maravilla!”. El 30 de enero de 1944 la Hermandad aprueba sus primeras reglas, presentándolas ante la Autoridad Eclesiástica el 9 de febrero junto a un escrito en el que se afirma “que enriquecida la Parroquia de San Pedro y San Pablo con las dos expresadas imágenes, auténticas de nuestros grandes maestros granadinos Sres. Mena y Mora, que excitan la admiración y veneración de cuantos las contemplan, tanto inteligentes como profanos y deseando enriquecer nuestra Semana Santa, para que propios y extraños admiren nuestros tesoros artísticos a la vez que fomentar la piedad cristiana por la veneración de los Misterios de la Pasión del Señor y Dolores de su Stma. Madre”. El visto bueno a las mismas llegaría el día 12 de dicho mes, lo que se comunicó oficialmente a la Cofradía tres días después, siendo Arzobispo de Granada el Cardenal D. Agustín Parrado García. La primer Junta de Gobierno queda constituida por D. Luis González Rodríguez, Hermano Mayor; D. Luis Palos Iranzo, Mayordomo Mayor; D. Agustín Pacetti Siles, Secretario; D. Arturo Gómez Aranda, Vicesecretario; D. Antonio Guindo Blanco, Tesorero; D. Manuel Amador Reyes, Contador; D. José Puertas Jiménez, Albacea; D. Emilio González Sánchez, Vicealbacea; D. Francisco Retamar Pedrosa, D. José María Saenz Gallego, D. José Estévez Toro, D. Adolfo López López, D. Miguel Navarro Navarro, D. Luis Romero Pedrosa, D. Manuel Martín García, D. José Luis Lara Arévalo y D. Francisco Arcas Carmona como Mayordomos. Se escogió como escudo el formado por una corona de espinas en cuyo interior aparecía una “S” traspasada por un clavo. Se nombraron entonces Hermanos Mayores Honorarios a los Sres. Duques de Lécera, D. Jaime de Silva y Miljans y Dña. María del Rosario Ágrela y Bueno que otorgan a la corporación el título de Ilustre. Aquel mismo año se celebran los primero cultos cuaresmales, consistentes en un triduo predicado por el jesuita D. Alfonso Bárcena, terminando con la Función Principal el día 12 de marzo, e ingresa en la Federación de Cofradías granadina, ocupando el decimosexto lugar en el protocolo de esta institución.

 Volver a Historia             Siguiente
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal